Blog posts

Cinco trucos para que tus garzones vendan más y mejor

Cinco trucos para que tus garzones vendan más y mejor

Administración restaurantes, Noticias Restauranteros, Personal restaurante

“¿Quieres agrandar papas y bebidas?”… OK, es de McDonald’s esa frase, pero nadie puede decir que esta cadena no ha sido exitosa en su historia. Detrás de esta simple pregunta, hay una estrategia: mejorar la experiencia del cliente y así aumentar las ventas. Si tú también quieres lograrlo si capacitas a tu personal y a tus garzones con estos cinco consejos:

Venta sugestiva - Upselling

Las técnicas de venta sugestiva son pan de cada día en el mundo gastronómico. El upselling es una de ellas y la usamos cuando los garzones buscan vender una versión más cara del producto que pidió el cliente. Por ejemplo: cuando nos piden vodka no ofrecemos el “desde”, sino que una marca mejor (la cual también te da más margen, por cierto).

Para algunos es mal visto hacerlo, por eso lo importante es enfocarse en la experiencia del cliente más que en la venta misma: le damos más y mejores alternativas, explicamos qué va mejor con su pedido y recomendamos otras opciones.

Venta Cruzada - Cross-selling

En la venta cruzada o cross-selling, los garzones intentan incluir algo más al pedido inicial (¿quieres agregar papas fritas?). Algunas ideas: ofrecer un plato de acompañamiento o una ensalada, a la hora del postre ofrecer café y después un bajativo, todo esto aprovechando que el cliente ya está sentado en la mesa.

El upselling y el cross-selling funcionan juntos para aumentar las ventas del restaurant y la propina de los garzones. Eso sí, ojo con ofrecer algo más caro de lo que el cliente tenía pensado pagar, o insistir más de la cuenta, porque eso podría complicar las cosas. El cross-selling es todo un arte.

Que tus garzones lo desarrollen.

Conocimiento del menú

¡Obvio que nuestro staff conoce el menú! Malas noticias, no tiene nada de obvio y muchas veces no es así.

Es imposible vender algo que no conocemos, así que apenas puedas reúne a tus garzones y asegúrate de que lo conocen al revés y al derecho. Has que prueben los platos, comenten, imaginen combinaciones para upselling y cross-selling y define con ellos cuáles son los platos ícono del restaurant, para que sea lo primero que sugieran a las mesas.

Buen lenguaje corporal

El lenguaje corporal puede decir más que las palabras, y cuando un garzón no logra comunicarse, difícilmente podrá entregar un buen servicio (aunque conozca el menú al detalle). A todos nos ha pasado: una sonrisa, un servicio relajado y alegre, con ganas de entregar una buena experiencia, hace la diferencia incluso cuando la comida no es tan buena.

La primera tarea del garzón es “leer” al cliente: ¿viene apurado en un almuerzo de oficina o llega con su familia con todo el tiempo del mundo? Con eso sabremos cómo aproximarnos y cómo comunicarnos (desde las palabras y también desde el cuerpo). Esto es clave, porque cuando nos sentimos bienvenidos en un restaurant no dan ganas de irse y eso aumenta el gasto de la mesa.

Usar lenguaje descriptivo

El lenguaje corporal es importante, pero también lo son las palabras, sobre todo cuando hablamos de una experiencia sensorial como es salir a comer. Conocer el menú es lo primero, pero luego nuestros garzones tienen que describírselo a los clientes.

Cuando un garzón se aprendió el plato de memoria, se nota, y lo hará igual que el garzón de la mesa de al lado y el de más allá. La comunicación y un toque de personalidad son claves para que el cliente pueda sentirse atraído y ansioso por probar los platos.

Es mucho más caro conseguir a un cliente nuevo que mantener a uno antiguo, por eso buscamos que disfrute visitarnos, para asegurarnos de que vuelva. Además, en esta era digital compartimos nuestras experiencias en restaurantes en todas las redes sociales y sitios de críticas, y así también podemos captar clientes nuevos.