Blog posts

Siete Negronis: los secretos de este bar reconocido como uno de los 100 mejores del mundo

Siete Negronis: los secretos de este bar reconocido como uno de los 100 mejores del mundo

Restaurant, Food & People, Inspiration

La historia de Siete Negronis es corta en tiempo, pero extensa en logros. Recién a fines de 2015 fue cuando cuatro amigos bartenders viajaron a Lima para participar en eventos y seminarios sobre el rubro e identificaron que la industria de la coctelería en Chile aún era muy joven en comparación con el resto de Latinoamérica.

Quince meses después, Fernando Costa, Rodrigo Otaiza, Matías Peredo y Matías Supán, los fundadores de Siete Negronis, bar ubicado en Barrio Bellavista, ya pueden contar que entre otras cosas han logrado instalar un nuevo concepto de coctelería en Chile. En efecto, Siete Negronis acaba de ser premiado como uno de los 100 mejores bares del mundo por la revista británica Imbibe, uno de los máximos referentes en el mundo sobre coctelería premium.

De las manos de Rodrigo salió la propuesta que allí preparó Siete Negronis y que los llevó a lo más alto de la coctelería premium en la región, presentando un trago que resulta todo un redescubrimiento para las barras chilenas:

el tradicional negroni.

Cortesía Siete Negronis

Este cocktail tiene sus orígenes en los años 20 en Florencia, Italia. A esta ciudad llegaron cientos de estadounidenses, quienes mientras estaban en el país europeo aprovechaban de tomar tragos que la Ley Seca no les permitía en su país, siendo el más común el Milano Torino, una mezcla de Vermouth Rosso con Bitter Campari y soda. Con el tiempo, esta preparación comienza a mutar y, por lo mismo, a ser reconocida como “el americano”, según explica Rodrigo Otaiza.

Cuenta la historia que el conde Camilo Negroni, un tipo que marcaba tendencias en la época, entró al bar de Fosco Scarcelli y se negó a tomar un americano. Ante esto, el socio de Siete Negronis cuenta que “el tipo (Scarcelli) cambia la soda por gin, mezcla que después toma el apellido del conde y que, básicamente, es campari, vermouth rosso y gin. Lo divertido que hacemos nosotros acá, en estricto rigor, es cambiar la tendencia del sour y mojitos, los que fueron los primeros intentos por mejorar lo que se toma acá para salir de la clásica piscola”.

De esta manera y con la idea más elaborada para abrir el bar en Santiago, “invitamos a bartenders amigos de todo el mundo, como Simone Caporale, Sebastián García y David Ríos, quienes son íconos mundiales, para que nos compartieran sus recetas y que sin querer nos ayudaron a crear un concepto sobre la marcha”.

Como cada uno de los socios tenía experiencia de sobra en barras, nacionales e internacionales, ese lado estaba cubierto. Sin embargo, como se trata de la primera incursión en un emprendimiento propio, la responsabilidad se sentía aún mayor. Frente a esto, la propuesta fue que cada uno asumiera un rol, ya sea en la administración, las finanzas, las reservas para los eventos y en la barra propiamente tal, para que el local sea realmente atendido por sus dueños.

La distribución de tareas la han mantenido desde un principio y se han apoyado en herramientas tecnológicas que les han permitido llevar un control de la situación, tanto en el día a día como en el largo plazo. En esta línea, y son clientes de Toteat, destacan lo amigable que es la plataforma, la facilidad con la que pueden generar informes y las opciones para visualizar los pedidos de las mesas. Pero, si tuvieran que elegir una opción por sobre las demás, Rodrigo explica que se quedan con el soporte, porque si tienen una duda a las 3 de la madrugada, saben que alguien les va a responder sí o sí, tal como les ocurrió en una oportunidad.

Fue así como estos cuatro amigos incorporaron este trago en las noches santiaguinas y cómo invitan a vivir una experiencia única de entretención en Siete Negronis que, según explica Rodrigo, “está más arriba que coctelería y gastronomía, porque es mucho más completo. Lo que queremos es que la gente disfrute, se entretenga, conozca cosas nuevas y vuelva”.

De esta manera, la invitación ya está hecha y de verdad que no hay excusas. Si quieres tomar un trago de categoría mundial en uno de los mejores bares del mundo, tienes que ir a Siete Negronis que en poco tiempo más abrirá una nueva terraza.

Mallinkrodt 180, Barrio Bellavista, Providencia.
Abierto desde las 18:00 horas.
www.sietenegronis.cl