Blog posts

¿Piensas abrir un restaurante?

¿Piensas abrir un restaurante?

Administración restaurantes, Restaurant, Ventas restaurant

Identifica si estás listo para dirigir un local gastronómico.

¿Has pensado en abrir un restaurante, bar o cafetería? Si estás leyendo este artículo, lo más seguro es que la respuesta sea sí.

El mundo de la restauración resulta muy llamativo para los emprendedores que sueñan con dirigir su propio negocio.

Sin embargo, no hay que tomarse esta meta con soltura, ya que dirigir un restaurante, lejos de ser un hobbie, se convierte en un trabajo de tiempo completo en el que siempre tienes que estar disponible y atento a los requerimientos de tu negocio y de tu equipo.

Para que evalúes qué tan preparado estás para abrir un restaurante y tengas más probabilidades para el éxito, compartimos contigo un lista de acciones que debes tener listas antes de siquiera pensar en abrir las puertas al público.

1. Redacta tu plan de negocios

Planificar desde el inicio te ahorrará muchos dolores de cabeza en el futuro. Si piensas invertir en un negocio gastronómico primero debes tener un plan de negocio donde identifiques: tu ventaja competitiva, tu segmento de cliente, recursos y socios claves, tu estructura de costo, tus fuentes de ingresos, los canales por los que te darás a conocer y más.

Los detalles son sumamente importantes para mantener tu presupuesto bajo control y también para poder anticipar los inconvenientes que puedan surgir. Los negocios van evolucionando con el tiempo, requieren de nuevas acciones y cambios constantes, por ende mantén tu plan de negocios actualizado, con metas claras y precisas.

2. Define la estructura de tu negocio

Otro de los pasos iniciales, luego de precisar tu plan de negocios, es definir la estructura del negocio ¿Será de un único propietario, una sociedad o una corporación?

Un propietario único tendrá toda la responsabilidad legal en caso de demanda o pérdida, en cambio una corporación actuará como una entidad propia limitando la responsabilidad del dueño. Cuando se registra una corporación las acciones legales se toman hacia la entidad y no hacia un individuo.

La recomendación que podemos darte al definir la estructura es contratar servicios legales de un abogado que redacte los estatutos de la forma más apropiada y eficiente para el negocio.

3. Gestiona los permisos legales con anticipación

Todos servicios de comida y bebidas requieren de muchos controles de sanidad, temperatura e higiene de modo de prevenir intoxicaciones o enfermedades a quienes los consumen.

Es por ello, que antes de abrir un restaurante, bar o cafetería hay que contar con todos los permisos sanitarios y legales que solicita cada país. Estos varían según cada región y hay que estar atentos a todos los requerimientos que se solicitan para luego no tener problemas y cierres inesperados.

En Chile, algunos de los permisos que debes tener es la autorización sanitaria, servicio de expendio de alcoholres y otros requisitos legales que te permitan operar en el país.

Averigua en el país que estés, qué requisitos debes cumplir para poder operar un local gastronómico.

4. Elige un nombre y logo para tu restaurante

Una vez que tengas bajo control la planificación comercial y los permisos legales y sanitarios, es momento de pensar en el nombre y logo de tu local.

Tanto el logo como el nombre serán piezas claves de tu negocio, porque te permitirán diferenciarte y establecer una conexión con tus futuros clientes.

Todo lo que vayas a comunicar al público debe transmitir tu marca. Por eso se recomienda que antes de elegir el nombre y diseñar el logo, sepas cuál misión, visión y valores quieres transmitir.

Para inspirarte puedes usar herramientas gratuitas de diseño de logo como www.tailorbrands.com/‎ o www.logomaster.ai/‎ hay muchas opciones que te pueden ayudar en este proceso.

Una vez tengas tu nombre y logo listos, recuerda registrarlos bajo la figura de propiedad intelectual para evitar plagios y mal uso de la marca por extraños. Si contratas a un diseñador, antes de registrar el logo, firma un contrato con el diseñador que te otorgue los derechos de autor.

¿Estás listo para dirigir tu propio negocio gastronómico?