Blog posts

Guía para la limpieza de un restaurante, bar y cafetería

Guía para la limpieza de un restaurante, bar y cafetería

Administración restaurantes, Restaurant

La limpieza de un restaurante, bar o cafetería es sumamente importante, su práctica permite conservar los alimentos en buenas condiciones, evitando intoxicaciones por contaminación cruzada y manteniendo así el negocio operando de forma regular.

Sin embargo, con tantas cosas por limpiar, a veces se hace difícil recordar todas las tareas de limpieza que se deben realizar y la frecuencia de las mismas. Para disminuir la carga, hemos creado esta guía de limpieza que puedes usar para tener un protocolo y hacer seguimiento de las tareas de aseo que deben completarse.

Tareas de limpieza diarias

– Limpiar las paredes donde haya salpicaduras o suciedad.
– Limpiar la parrilla, la plancha, la estufa, la superficie plana y la freidora.
– Cambiar el revestimiento de aluminio en la parte superior de parrillas y superficies planas.
– Limpiar los equipos, como cafeteras, microondas, tostadoras y cortadoras de carne.
– Desinfectar las superficies del área de preparación.
– Limpiar los cabezales del dispensador de bebidas.
– Lavar los utensilios, los artículos pequeños, los cubiertos y la cristalería. Dejarlos secar al aire durante la noche.
– Limpiar los lavabos.
– Lavar trapos, toallas, delantales y uniformes en la lavadora.
– Rellenar los dispensadores de jabón y reemplace los rollos de toallas de papel vacíos.
– Barrer los refrigeradores y las áreas de almacenamiento.
– Sacar la basura y el reciclaje.
– Desinfectar el área de eliminación de residuos y limpie los botes de basura.
– Barrer y trapear los pisos.

Tareas de limpieza semanales

– Limpiar los hornos, incluidas las paredes, las puertas y las rejillas.
– Lavar y desinfectar los refrigeradores y congeladores.
– Limpiar cualquier alfombra.
– Aplicar limpiador de desagües en los desagües del piso para mantenerlos destapados.

Tareas de limpieza mensuales

– Eliminar el polvo y suciedad de las lámparas y cualquier decoración o arte de la pared.
– Revisar el techo en busca de telarañas.
– Lavar las paredes, las ventanas y las puertas.

Además de las tareas mencionadas, también hay que realizar una limpieza del restaurante por zonas.

Limpieza de la fachada

La limpieza de un local gastronómico debe ir desde la fachada del mismo hasta el área de aseo.

La fachada es el primer lugar con el que los clientes tienen contacto visual y por ende la tarjeta de presentación del restaurante, bar o cafetería. Una fachada sucia y descuidada produce rechazo inmediato y hace perder clientes en cuestión de segundos.

Para mantener la fachada limpia y en buen estado hay que cuidar que el revestimiento exterior este sin graffitis, que la pintura esté en buen estado, que las puertas se encuentren limpias, el nombre del restaurante visible, que la iluminación sea buena y se tengan detalles que inviten a los visitantes a entrar y sentirse a gusto desde el primer vistazo.

Limpieza de mesas, sillas, mantelería y cubiertos del restaurante

Que la fachada esté limpia es solo el primer paso, ahora hay que revisar el estado de las sillas, mesas, manteles, repasar la cubertería, la vajilla, la cristalería, y por supuesto, cuidar que no hayan restos de comida o derrames de clientes previos en la zona interna del restaurante.

Además, hay que limpiar de forma interdiaria las lámparas y otros elementos decorativos que puedan almacenar polvo. Las puertas y ventanas, se deben de limpiar para quitar las huellas o manchas que se puedan producir durante un servicio. También hay que recordar limpiar techos, paredes y resto de elementos, al menos dos veces por año.

Por último de forma anual o cada seis meses, se deben limpiar los filtros y conductos de climatización dentro del mantenimiento de restaurantes, para conseguir un ambiente sano y sin olores desagradables.

Limpieza de la barra y salas de comedor

En la zona de la barra, los suelos deben limpiarse con frecuencia de dos veces por turno para mantenerlos libres de papeles, cenizas, derrames de alimentos o bebidas. Lo más recomendable es realizar barridos frecuentes aprovechando los momentos en los que la afluencia de público es menor.

Un piso limpio ayuda a que los clientes se abstengan de arrojar servilletas usadas, y otros restos, al suelo, sumando a una costumbre de higiene dentro del local.

La barra y encimeras requieren una limpieza continua del polvo, grasa o derrames, se pueden utilizar toallas humedecidas y desinfectantes. Lo mismo se debe aplicar a espejos o estantes para botellas en la zona de la barra si es que los hay.

Limpieza del baño

La limpieza y desinfección de baños debe incluir acciones constantes, con fregado de suelos, sanitarios, limpieza de espejos de tocador, huellas y manchas de puertas. Además hay que reponer el papel higiénico, el jabón para manos, vaciar los basureros y verificar el buen funcionamiento de los secadores de manos.

La limpieza de los baños debe hacerse por cada turno de comidas, dependiendo de la afluencia de público en el local durante cada jornada.

Es recomendable contratar una compañía de servicios de limpieza y mantenimiento para que se encarguen de recolectar los pañales y compresas usadas de modo de mantener la limpieza del área en todo momento.

Limpieza del sitio de aseo

Los contenedores de basura y residuos también deben ser limpiados al menos una vez por semana utilizando material desinfectante y agua a presión, de modo de evitar malos olores, propagación de bacterias o acumulación de residuos y sobras que sirvan de alimentos a animales e insectos no deseados como ratas o cucarachas.

Cómo ves, la limpieza de restaurantes requiere de atención y esfuerzo constante para conseguir la satisfacción de los clientes y evitar sanciones legales. No debes olvidar que el personal que trabaja en un restaurante también debe tener una higiene individual escrupulosa, que incluya el cuidado y aseo corporal y de los uniformes de trabajo.